Las raíces de nuestro dar gracias

Devocional misionero
Vida misional

“Todo lo que soy alabe al Señor; que nunca olvide las cosas buenas que hace por mí ". (Salmo 103: 2, NTV)

Mi esposa y yo amamos el tiempo que pasamos en los Estados Unidos cuando asistíamos al Seminario Teológico de Dallas. En el mes de noviembre, hubo una costumbre en particular que tuvimos el privilegio de experimentar. ¡Nos enamoramos de él! ¡Ojalá también lo tuviéramos en nuestro país de origen, Rumania!

Cada año, hacia fines de noviembre, una familia estadounidense nos invitaba a tener una comida muy especial en su casa. Familiares y amigos se reunieron alrededor de la abundante mesa para un tiempo de compañerismo, conversaciones alegres y… acción de gracias. Por mucho que disfruté de las deliciosas comidas que se sirvieron, en particular el pavo asado y el pastel de calabaza, lo que más me gustó fue el motivo de toda la celebración: ¡dar gracias al Señor por Sus muchas bendiciones!

Este noviembre es muy diferente a muchos otros en nuestras vidas. Hay mucha angustia causada por una pandemia mundial. ¡Mucha confusión e incertidumbre! Mientras escribo esto, solo quedan once días para las elecciones presidenciales en los Estados Unidos. Los hemos estado siguiendo de cerca y orando desde Bucarest porque realmente son históricos. ¡Lo que sucede en Estados Unidos influye en el mundo entero! Ninguno de nosotros conoce el futuro, ni relacionado con la política ni con las pandemias.

Sin embargo, todavía podemos estar agradecidos porque nuestra gratitud se basa en el único que conoce el futuro y cada detalle de nuestras circunstancias presentes. Aquel que tiene el control absoluto sobre todas las cosas, incluidas las pandemias, la política o cualquier otro problema que podamos enfrentar. ¡El Señor nuestro Dios todavía está en el trono! El esta todavia todas-poderoso, todas-conocimiento, todas-cariñoso… todas-¡suficiente!

Nuestra acción de gracias se basa en su carácter, no en nuestras circunstancias. Nuestra gratitud se basa en nuestra fe, no en nuestros miedos. Y nuestra fe se fortalece con la presencia del Señor con nosotros en el presente, Sus promesas para el futuro y Sus muchas bendiciones en el pasado. Quizás nunca olvidaremos todas las cosas buenas que ha hecho ¡para nosotros!

Aquí hay una bonita ilustración que encontré. Cierto rey persa fue elevado de un hogar asolado por la pobreza a la gloria de un trono real. Después de convertirse en rey, envió a sus sirvientes a la vieja choza donde fue criado, con órdenes de recoger todas las reliquias de esos días. Trajeron fragmentos de su casa: muchos juguetes rotos, su camisa remendada, un cuenco de madera tosca del que comía y numerosos recuerdos inútiles de su infancia. Todo esto lo dispuso en una habitación especial de su palacio, y cada día pasaba una hora entera sentado entre los recuerdos de su humilde pasado. En la pared colgaba una oración: "Para que no me olvide".

¡Cuanto más recordemos las bendiciones del Señor, más agradecidos estaremos! Nuestra fe se fortalecerá y nuestras alabanzas aumentarán. “Todo lo que soy alabe al Señor; que nunca olvide las cosas buenas que hace por mí ".

Publicado por

  • Ben y Anda Mogos sirven en Rumania. Ben se enfoca en la plantación de iglesias, el desarrollo del liderazgo y la enseñanza de universidades bíblicas. Anda se especializa en consejería cristiana y enseñanza universitaria bíblica. Juntos, dirigen Insight for Living Romania: Ben es la "voz" de Chuck en el idioma rumano y Anda dirige la oficina. Ben y Anda nacieron y se criaron en Rumania durante el régimen comunista. Bucarest es su ciudad natal, donde ambos recibieron una licenciatura en teología y se casaron. Recién salido de la universidad, Ben se desempeñó como pastor asistente en una iglesia difícil en la ciudad. Necesitando mucha más capacitación, llegaron al Seminario Teológico de Dallas, donde Ben obtuvo su Maestría en Teología y Anda recibió una Maestría en Consejería Cristiana. Durante su tiempo en Dallas, fueron miembros de la Iglesia Comunitaria Stonebriar, y Ben fue ordenado para el ministerio allí en su último año en DTS. Siempre supieron que el Señor los estaba equipando para que pudieran regresar a servirle en Bucarest. La ciudad tiene solo 0.5% evangélicos y necesita desesperadamente el Evangelio. Dios llamó a la pareja a plantar una nueva iglesia centrada en el Evangelio y orientada a la gracia que honre a Cristo en el mismo centro de Bucarest, donde no había otra iglesia evangélica. A su regreso a Bucarest, también fueron designados para llevar los sermones del pastor Chuck Swindoll a su país y abrir la oficina de Insight for Living Romania.