Acción de Gracias digno

Viviendo la digna disciplina del agradecimiento
Acción de Gracias digno
Acción de Gracias digno

Viviendo la digna disciplina del agradecimiento

El origen de la rebelión de la humanidad contra Dios fue y sigue siendo la falta de un corazón agradecido. Cuando no tenemos el corazón agradecido adecuado, podemos ?volvernos vanos en nuestra imaginación, y nuestro necio corazón puede ser entenebrecido? (Romanos 1:21).

Pero, ¿cómo cambiaría nuestra vida si viviéramos la disciplina digna de expresar gratitud? ¿Qué pasaría si no solo practicáramos la acción de gracias el cuarto jueves de cada noviembre, sino durante todo el año?

En esta serie sobre el libro de Colosenses, aprenderemos cómo el pueblo de Dios debe responder al Dador de todas las cosas buenas. Incluso en las adversidades de la vida, los creyentes de Colosas respondieron con gratitud aferrándose a Dios en adoración por la supremacía y suficiencia de Cristo.

?Así que, así como recibisteis a Cristo Jesús como Señor, vivid vuestras vidas en Él, arraigados y sobreedificados en Él, fortalecidos en la fe como habéis sido enseñados, y rebosantes de acción de gracias.?
Colosenses 2:6-7, NVI

Mensajes de esta serie

Puedes ver los mensajes en tu idioma preferido:

var trp_shortcode_language_item = trp_el.querySelector( '.trp-ls-shortcode-language' ) // set width var trp_ls_shortcode_width = trp_shortcode_language_item.offsetWidth + 16; trp_shortcode_language_item.style.width = trp_ls_shortcode_width + 'px'; trp_el.querySelector( '.trp-ls-shortcode-current-language' ).style.width = trp_ls_shortcode_width + 'px';

// We're putting this on display: none after we have its width. trp_shortcode_language_item.style.display = 'none'; }

Viviendo la digna disciplina del agradecimiento

El origen de la rebelión de la humanidad contra Dios fue y sigue siendo la falta de un corazón agradecido. Cuando no tenemos el corazón agradecido adecuado, podemos ?volvernos vanos en nuestra imaginación, y nuestro necio corazón puede ser entenebrecido? (Romanos 1:21).

Pero, ¿cómo cambiaría nuestra vida si viviéramos la disciplina digna de expresar gratitud? ¿Qué pasaría si no solo practicáramos la acción de gracias el cuarto jueves de cada noviembre, sino durante todo el año?

En esta serie sobre el libro de Colosenses, aprenderemos cómo el pueblo de Dios debe responder al Dador de todas las cosas buenas. Incluso en las adversidades de la vida, los creyentes de Colosas respondieron con gratitud aferrándose a Dios en adoración por la supremacía y suficiencia de Cristo.

?Así que, así como recibisteis a Cristo Jesús como Señor, vivid vuestras vidas en Él, arraigados y sobreedificados en Él, fortalecidos en la fe como habéis sido enseñados, y rebosantes de acción de gracias.?
Colosenses 2:6-7, NVI

Mensajes de esta serie